¿Sabías que el té ha sido utilizado durante años como una forma de meditación? El té es el resultado de más de cinco mil años de historia, es una bebida que sirvió para desarrollar una apreciación espiritual a cada momento de la vida.
El camino del té nos enseña a vivir a través del tao y el zen, filosofías que nos enseñan a estar más conectados con nosotros mismos y el mundo, a disfrutar con naturalidad y sin apegos, libres, llenos de paz y armonía, sin tener que entender con la mente, solo dejándonos fluir y vivir cada instante con todos nuestros sentidos, con todo nuestro ser. Así cada momento se convierte en meditación.

  • Debes estar completamente despierto en el presente para disfrutar el té. Solo siendo consciente del presente tus manos sienten la calidez de tu taza.
  • Solo en el presente puedes sentir el aroma, saborear la dulzura, apreciar la delicadeza.
  • Si estas pensando en le pasado o preocupándote por el futuro, vas a perderte completamente de la experiencia, vas a voltear a la taza y ya no habrá té. La vida es así, si no estás presente, vas a voltear alrededor y todo se habrá ido. Te habrás perdido del sentido, del aroma y de las maravillas de la vida.